¿ CUANTO COBRAMOS ?

Precio de un cerrajero de urgencia

A continuación vamos a intentar darte una idea aproximada de lo que cuesta un cerrajero de urgencia, ya que dar un precio exacto no es posible ya que va a depender de cada profesional, de las ofertas existentes, del servicio que se va a contratar, etc.

Al igual que en el resto de los sectores, los precios son variables existiendo cerrajeros muy caros y otros muy económicos, pasando por una línea de precios intermedios. Esto no quiere decir que haya servicios malos o buenos dependiendo del precio, sino lo contrario, ya que van a existir precios muy elevados que no van a estar relacionados con la calidad que ofertan, y otros precios más baratos de gran calidad.

También habrá servicios caros que ofrecen la calidad que merecen y precios más baratos que ofrecerán un pésimo servicio. Entre los precios intermedios va a suceder lo mismo, existiendo servicios mediocres y otros satisfactorios.

Y es que aunque el precio es importante, no puede ser la única variable que haya que tomar en consideración para elegir a un cerrajero. Se puede buscar un cerrajero por el precio y acertar o hacer que lo barato salga caro, o al contrario, pagar demasiado cuando se podía haber pagado menos. Por eso hay que analizar otras cosas como la reputación del profesional elegido, cómo ofrece los servicios y cuáles son, etc. Además de estos parámetros, a la hora de buscar un cerrajero hay que tener en cuenta la rapidez de los servicios que ofrece, así como la calidad de los materiales que utiliza y otros muchos detalles que tienen como objeto encontrar la mejor opción para cada uno.

Cerrajeros san sebastian de los reyes precios

El precio aproximado de un cerrajero de urgencia

No es posible como hemos dicho, dar un precio exacto de lo que puede costar un cerrajero, pero se pueden dar unas tarifas orientativas sobre el coste medio general aproximado. Antes de darlas hay que resaltar el concepto de urgencia como el parámetro que cataliza las diferencias de precio que se pueden encontrar a la hora de contratar los servicios necesarios, ya que no es lo mismo necesitar contratar a un cerrajero con urgencia máxima, que no contar con esa urgente necesidad y que lo haga en los horarios estándares laborales que existen.

Hay que tener en cuenta que sea cual sea el caso, es un servicio que está al amparo del libre mercado, lo que significa que cada uno de los profesionales puede poner aquellas tarifas que estime más convenientes y cada cliente puede elegir las de aquellos que le resulten mejor en base a lo comentado hasta ahora.

En el siguiente análisis de precios se van a tomar en consideración el servicio más común que se solicita, es decir, no poder entrar en el propio hogar o en el lugar de trabajo, por lo que el servicio requerido necesitará ser lo más urgente posible, ya que si no se hace de manera rápida y adecuada, las consecuencias para quienes lo padecen, pueden ser nefastas.

Si se solicita este servicio en un día que sea hábil y en horas laborables típicas, abrir una puerta puede costar entre ochenta y cien euros. Esta horquilla no es una regla exacta, pudiendo encontrar profesionales con tarifas inferiores que ofrecen este mismo servicio, al igual que se pueden encontrar profesionales con tarifas superiores para el servicio indicado.

Si es un día hábil pero la hora de solicitud de este servicio está fuera de las horas que se consideran laborables convencionales, por ejemplo, las nocturnas, las tarifas también resultarán más altas.

Si se solicita un cerrajero urgente en días no hábiles y/o en horas no laborables, la tarifa se dispara hasta situarse en una horquilla que va desde los trescientos hasta los quinientos euros, volviendo a decir que es una tarifa aproximada.

El precio indicado es solamente el precio de la apertura de una puerta convencional, en el que no van incluidas acciones extras o materiales que se deban usar durante la prestación de este servicio. Por eso es importante decir que por ejemplo en una puerta normal que no se encuentre con la llave pasada, tendrá una tarifa diferente a una puerta cerrada con llave o a una puerta acorazada, en cuyo caso va a ser necesario casi con total seguridad, reventar la cerradura o romper la puerta.

En estos casos hay que tener en cuenta que la tarifa de la cerradura en sí misma así como la mano de obra, van a ir a parte, de igual manera que si es necesario cambiar por completo la puerta si ha sido necesaria romperla.