Cerraduras fáciles de abrir

En el mercado existen un sin fin de marcas y modelos de cerraduras y cerrojos que brindan un diferentes grados de seguridad, sin embargo existe una gran variedad de cerraduras fáciles de abrir, independientemente de la marca, aunque esto es más que todo en los modelos viejos pero son los que están colocados en la mayoría de las viviendas de toda España, ya que no solemos preocuparnos por cambiar la cerradura a menos de que esta esté totalmente inservible.

Cerraduras sin antibumping

Sin duda las cerraduras que son muy fáciles de abrir por los tecnicos y por los ladrones son todas aquellas que no cuentan con el sistema de protección antibumping, son cerraduras muy viejas pero son las más utilizadas no solamente por la población española, sino que también por la mayoría de las personas del resto de los países del planeta.

La técnica bumping se basa en la introducción de una llave manipulada a la cerradura y, con la ayuda de una herramienta, golpear dicha llave, esto ocasiona que la seguridad de la cerradura quede expuesta por un tiempo muy corto pero lo suficiente como para hacerla girar dejando abierta la puerta. Como puedes ver es una técnica que permite abrir las cerraduras fácilmente siempre y cuando estas no cuenten con el sistema de seguridad antibumping.

Esta técnica ha sido utilizada en gran manera por los ladrones durante un buen tiempo y parece que la seguirán utilizando mientras las puertas de las casas cuentan con cerraduras que tengan esta debilidad. Por eso el índice de casas robadas a través de este método es muy alto.

¿Qué hacer si cuentas con cerraduras fáciles de abrir?

Si en la puerta de tu casa tienes instalada una cerradura que no cuenta con un sistema de seguridad antibumping, sin duda, lo mejor que puedes hacer es cambiar la cerradura por una que cuente con este sistema de seguridad y otros sistemas como antiganzúa, antitaladro, antisierra, antiextracción e ignífuga, sin embargo esto puede significar un costo un poco elevado.

En caso de que no cuentes con el dinero para adquirir una cerradura que pueda brindarte buena seguridad, debes hacer lo posible de por lo menos cambiar el bombín de la cerradura por uno nuevo que por lo menos cuente con los sistemas de protección antibumping, antiganzúa y antipalanca, así puedas proteger la integridad tanto de tus bienes como de tu familia.

Cabe destacar que contar con una cerradura con muchos sistemas de protección, no garantiza que no pueda ser burlada por las habilidades de un ladrón profesional, ya que no existe nada que sea 100% seguro, sin embargo podrás reducir por mucho las posibilidades de que un ladrón te robe.

Ahora mientras consigues hacerte con una cerradura o un bombín con buena seguridad, puedes evitar que tu puerta sea fácil de abrir a través del método bumping colocando un escudo protector alrededor de la cerradura, de esta manera evitas que el ladrón pueda reconocer la marca de tu cerradura y le sea mucho más difícil abrirla pues cada marca de cerradura puede ser abierta por una llave modificada diferente, si el ladrón no reconoce la cerradura de tu puerta estará probando con varias llaves bumping para dar con la adecuada, esto no le conviene al ladrón porque le hace perder mucho tiempo y lo expone a ser descubierto.

Otra forma en la que puedes evitar que tus cerraduras sean fáciles de abrir, independientemente que cuente con todos los sistemas de seguridad, es importantísimo que en el momento en que salgas de tu propiedad para dar un paseo o trabajar, cierres con llave la puerta, con esta medida se la pones un poco difícil a los ladrones que intenten robar tu casa, aquí lo que haces es jugar con el factor tiempo, es decir aunque la puerta con llave no indica que no pueda ser abierta por un ladrón, implica que el ladrón se tomará más tiempo para poder abrir la puerta, esto es un factor en contra de él y lo más probable es que desista para no ser descubierto.

La puertas que no son cerradas con llave, así sean las que mejor nivel de seguridad tengan, podrán ser fáciles de abrir con la técnica “resbalón” que es muy sencilla de efectuar, solo se debe coger un plástico de cuerpo flexible e introducirlo entre la cerradura y la puerta, luego con aplicar un poquito de fuerza y algo de habilidad se termina abriendo la puerta con mucha facilidad.